miércoles, 15 de agosto de 2018

"y renovaos en el espíritu de vuestra mente"


 "y renovaos en el espíritu de vuestra mente"     Efesios 4:23          

Este tema es fascinante, porque es el centro, porque de esto depende nuestra Victoria o derrota espiritual. Los elefantes cuando son pequeños y débiles, los amarran por una pata a un árbol. Ellos empiezan a luchar por zafarse, batallan se lastiman la pata, pero no tienen la fuerza para liberarse. Al poco tiempo se acostumbran a la idea de que, es imposible liberarse de aquella atadura, y así crecen. Después de esto, cuando crecen y son tan fuertes, los amarran con cuerdas que pueden romper con gran facilidad. Pero con sólo sentir el amarre en su pata, ya creen que es imposible zafarse, y así viven ésos gigantes atados en su mente. De la misma manera, muchos hijos de Dios, viven sufriendo ataduras y cautiverios, de los cuales fueron libres por la sangre de Cristo. Nuestra victoria está en despojarnos del viejo hombre, con toda su mente contaminada por la mentira. Es necesario revestirnos de Cristo, y hacer nuestra la Verdad, viviendo en ella.  "Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo"   2 Timoteo 2:7    Fernando Regnault

lunes, 13 de agosto de 2018

Maridos, amad a vuestras mujeres...


 "Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas"    Colosenses 3:19          

Tener y ejercer la autoridad, nada tiene que ver con, gritar, ni imposiciones, ni imponer nuestra voluntad. La autoridad en el hogar debe ser ejercida con amor, el hombre de Dios debe ser justo en sus decisiones, y buscar el bien de los que están a su cuidado. Cuando el hombre de Dios, ejerce la autoridad de la manera correcta, se gana el respeto y la admiración, de su esposa y familia. La biblia dice, que los injustos no heredarán el reino de los cielos. Nuestra justicia tiene que comenzar en casa, de no ser así, seremos hipócritas. Por otra parte, se impone también para ejercer autoridad, la amabilidad, y la cortesía. Porque si somos ásperos, amenazantes, duros, nuestras oraciones no serán oídas por el Señor. Hay muchos cristianos que son demonios en la casa, y santos en la iglesia, son hipócritas. Que podamos legar a nuestra descendencia una herencia  de buen testimonio, de justicia. Que podamos tener un buen testimonio dentro y fuera de nuestro hogar. Dios te bendiga !!!     Fernando Regnault

sábado, 11 de agosto de 2018

El engaño de las riquezas...


 "El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa"    Mateo 13:22          

Todos los creyentes tenemos que luchar con, "el afán de este siglo y el engaño de las riquezas". Son las trampas que el diablo nos pone, a lo largo de la vida espiritual. Ésta parábola se refiere exclusivamente, a quienes han oído la Palabra. Yo por un tiempo pensé, que podía tener lo mejor de los dos mundos. Lo mejor del cielo, y disfrutar de lo mejor de éste mundo. En medio de la prosperidad, con la libertad de las finanzas, nos deslizamos sin darnos cuenta. Estar recibiendo prosperidad y abundancia, nos inclina a pensar que todo lo que estamos haciendo está bien. Realmente las riquezas son engañosas, el Señor me hizo entender, que no podemos servir a dos Señores. Que no podemos tener lo mejor de los dos mundos, porque la amistad con el mundo, es enemistad con Dios. Entendí que es necesario, como dijo Jesús, renunciar a todo lo que tenemos para poder entrar al Reino de los cielos. Esto no quiere decir que tenemos que ser pobres necesariamente, quiere decir que tenemos que seguir el ejemplo de Abraham. A quien el Señor bendijo grandemente, pero no se conformó a éste mundo, sino que fue extranjero y peregrino, en la tierra que Dios le había prometido. Así nos ha llamado Dios, a ser extranjeros y peregrinos, en éste mundo que a su debido tiempo heredaremos. Los que sigan al Señor por las bendiciones, quedarán atrás atados, los peregrinos que no son de ésta tierra reinarán con Cristo, allí quiero estar. Dios te bendiga !!!   Fernando Regnault

martes, 7 de agosto de 2018

Y cuando ofrecéis el animal ciego..


 "Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos"     Malaquías 1:8          

El Señor honra a quien le honra, así está escrito. Por lo general se piensa que el Señor acepta muestras ofrendas, que lo importante es la intención. En realidad el Señor si ve la intención, pero no en el sentido que creemos. El Señor ve que pudiendo dar lo mejor de nosotros, sólo se le da de lo que nos sobra. No me refiero sólo a dinero ó cosas materiales, toda nuestra vida debe ser una ofrenda en el altar de Dios. Muchos creyentes dedican horas a los deportes, noticias, videojuegos, y sólo pocos minutos a la oración, y a la Palabra. Esto es ofrecer a Dios, una oveja ciega, la perniquebrada. Muchos creyentes han hecho al Señor parte de sus vidas, pero eso no es lo que nos pide el Señor. El murió y resucitó, para que vivamos para El. Asistir regularmente a la iglesia, es lo correcto, pero no nos hace cristianos, ni salvos. Es entregar el corazón a Cristo, y hacerlo Señor de nuestras vidas, es la llave de la vida eterna. Dios te bendiga !!!    Fernando Regnault

viernes, 3 de agosto de 2018

Amarás al Señor tu Dios...



 "Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento"    Marcos 12:30          

Hay muchos creyentes que piensan que amar a Dios, es un sentimiento de afecto hacia el Señor nuestro Dios. Puede que si formen parte los sentimientos, pero cuando el Señor habla de su amor no está refiriéndose a sentimientos. Esto es un engaño del diablo, mucha gente que siente que ama a Dios no entrará al Reino de los cielos. La manera de mostrar el verdadero amor a Dios, es la obediencia a su Palabra. Nuestro Señor Jesucristo lo dijo así:  "El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él"    Juan 14:21   Así que amar a Dios es obedecer a su Palabra, es hacer su Voluntad, los sentimientos son secundarios y no prueban nada.  "Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo"    2 Timoteo 2:7     Fernando Regnault

jueves, 2 de agosto de 2018

Levantaos, y no temáis...


 "Entonces Jesús se acercó y los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis"   Mateo 17:7          

Son innumerables las veces, que el Señor mando a los apóstoles a no temer. Temer es lo peor que podemos hacer, a  nuestra vida espiritual. Cuando tenemos temor, caemos en las redes del maligno. Por lo general tememos a cosas que no han ocurrido, se teme a la muerte, se teme a quedar sin trabajo, se teme a tantas cosas que en realidad no existen. En realidad el temor es una fe negativa, y es una fe grande, pues es tanta la convicción que trastorna la vida de la persona. Hay maldición en el temor, veamos:  "Lo que el impío teme, eso le vendrá; Pero a los justos les será dado lo que desean"   Proverbios 10:24   Esto es porque se supone que el justo vive por fe, creyendo y confesando las promesas de Dios. Cuando tenemos no actuamos como hijos de Dios, porque en realidad el temor es desconfianza en la protección y provisión del Señor. Temer es, creerle más a las tinieblas que al Señor. No en vano fue la enseñanza, en que más énfasis hizo el Señor.  "Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo"    2 Timoteo 2:7     Fernando Regnault

miércoles, 1 de agosto de 2018

Tu eres Canaán...



 "Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para daros la tierra de Canaán, para ser vuestro Dios"    Levítico 25:38           

La tierra de Canaán no simboliza el reino de los cielos, pues no vamos a echar los demonios del cielo, para nosotros poseer el reino. Cuando pasamos por la disciplina espiritual del desierto, y somos transformados, de esclavos a soldados de Cristo. Es cuando estamos listos para enfrentar los gigantes, que nos han oprimido toda la vida. El Señor no elimino a los gigantes, ni a ningún otro enemigo de la tierra de Canaán. Tuvieron los israelitas que hacerlo, Claro con la ayuda de Dios. Así que nosotros somos Canaán, tenemos que conquistar ésta carne, limpiarla de gigantes, y de todo lo contrario a la Palabra de Dios. Como escribió el apóstol, tenemos que hacer morir lo terrenal en nosotros. El gigante de la ira, el de los celos, el de la impureza sexual, el del chisme, etc etc y etc todos deben morir. Es el trabajo de santificación que debemos hacer. La Palabra dice,  "Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro"    1 Juan 3:3   Si no hacemos nuestro trabajo de derrotar ésos gigantes, no podremos disfrutar de las bendiciones, de "la tierra que fluye leche y miel". Ésas bendiciones son el gozo, la paz que sobrepasa todo entendimiento, la presencia de Dios en nuestras vidas. Dios te bendiga !!!    Fernando Regnault